miércoles, 21 de marzo de 2007

Un arte como otro cualquiera

Buenas a todos,

andaba hoy por la calle analizando, filosofando conmigo mismo.
Analizar complejas cuestiones vitales es una de mis pasatiempos favoritos, intentar entender la complejidad de ese cosmos que es la mente humana es parte de mi ración diaria de ejercicio cerebral.
Pues bién, como he dicho, andaba por la calle cuando algo ha llamado mi atención, mejor dicho, algo ha roto mi concentración.
Un hombre con mono azul y marchándo a paso rápido en mi dirección SE HA SACADO un moco.

¡ALTO!

Sí he dicho un moco. Como comprendereis la extracción de una sustancia mucosa no despertaría mi interés, ni me sacaría de mis análisis filosóficos, sin embargo esta vez ha sido diferente. No es el hecho moco lo importante, sino la acción, el cómo, el modus operandi, el SE HA SACADO.
Paso a explicarlo y espero que quede claro el proceso.


Colóquese la mano en posición de "dabuti colega"


Acto seguido, introdúzcase en la nasa, apriétese con violencia, de manera que el pulgar ocupe toda la cavidad del agujero seleccionado.

Recomendación
: Si os endiñais el pulgar derecho hacedlo contra el agujero derecho y viceversa.



Una vez llevada a cabo la inserción se puede comprobar
como el pulgar (oponible, por supuesto) ocupa todo el
agujero nasal, de manera que arrinconar las mucosidades
contra una de las paredes es "piece of cake"
He aquí una representación artística.


Corte frontal de la nariz, en el se aprecia como la yema del pulgar entra en contacto con la masa informe.




Y hé aquí amigos el quid de la cuestión!

El movimiento final!


El moco recién extraído (a) se mantiene en precario equilibrio sobre el vector de ataque. Una vez fuera el movimiento de muñeca debe ser impecable, la proyección de la mucosidad se debe producir dentro del ángulo e, que asegura su impacto contra el suelo. Proyecciones con ángulos inferiores a e (siendo c el máximo ángulo de error por abajo) implicaría una casi segura mancha verde en el zapato. Mientras que fallos dentro de la zona b implicaría liarse a hostias con el peatón más próximo.

Si todo se realiza correctamente, el moco saldrá por d

Si pueden hacer este proceso en lo que tardan en leer ZIIIIIIIIIIIS y proyectar un moco visible a 3 metros de distancia, entonces estarán ustedes en el magno grupo de "Lanzadores de mocos callejeros"

Como nota final decir,

que tengo la muñeza medio rota de probar a realizar el movimiento, la nariz limpia de mocos pero llena de sangre, y una inconfundible sensación de que soy gilipollas y un guarro por añadidura.

6 comentarios:

Ricardo dijo...

Pero... has conseguio lanzarlos por d o tienes los zapatos y la pared al estilo gotelé??

Joer vaya historia. Eres un grande Aggtoddy xD

Crul dijo...

Pero... ¿esto es arte?

Los contertulios de aquella maratoniana conversación berlinesa me comprenderán.

Los demás... pues... eeeh... ¡picos pa tós!

Aggtoddy dijo...

50% Richard, mezcla de esperanza en mis zapatos, gotelé venenoso, y dos muelas menos de cascarme a guantazos con el portero de la lado xD

Crul dijo...

Es Richal, que quede claro

Memphis dijo...

Enhorabuena por el blog Aggtoddy. He llegado aquí gracias a Crul que dejó un comentario en mi blog... ¡arriba los mocos! :D

Crul dijo...

Buenas Memphis, pongo el enlace al artículo en cuestión para el que no lo haya leído:

http://www.mgrein.com/blog/2007/03/21/el-poder-de-la-cancion-infantil/